BLOG

Psicología Clínica

MITOS DE LA CIRUGÍA DE LA OBESIDAD

Por 14 noviembre, 2018 3 Comentarios

¡Qué daño nos hace la falta de información! He escuchado muchísimos datos erróneos sobre la cirugía de la obesidad, mismos que promueven juicios falsos y comentarios agresivos que alejan cada día más a la gente de la empatía y entendimiento. Te invito a descubrir la realidad:

1. “Es una varita mágica, una vez que te realizas la cirugía, no volverás a ganar peso” ¡FALSO!
Si bien es una herramienta que te ayuda a perder peso y mantenerlo por más de cinco años, no funciona sin el seguimiento adecuado del paciente. Si no llevas un tratamiento multidisciplinario de por vida, puedes volver a ganar todo el peso perdido o un alto porcentaje de él. Por el contrario, se ha comprobado que pacientes que asisten a terapia grupal y con distintos profesionales (médicos, nutriólogos, psicólogos, etc.) antes, durante y después del procedimiento, mantienen su peso perdido por el resto de su vida.

2. “Puede ayudarte a resolver problemas relacionadas al síndrome metabólico” ¡CIERTO!
Se ha comprobado que enfermedades asociadas a la obesidad disminuyen después de este procedimiento quirúrgico. Se han registrado varios casos en los que después de 72 horas de la operación, los niveles de diabetes tipo 2 ya se encuentran controlados en la sangre. Cabe aclarar que como en cualquier tratamiento, se requiere un adecuado seguimiento y disciplina para conservar los resultados positivos.

3. “La cirugía es la salida fácil para perder peso” ¡FALSO!
He escuchado muchísimos comentarios en los que se que se descalifica al paciente bariátrico alegando que la cirugía no tiene dificultad, y no hay nada más erróneo que esto. Se trata simplemente de una alternativa médica; cuando alguien padece del corazón y los doctores deciden incluir un marcapasos o trasplante, nadie argumenta que tomó la salida fácil para cuidar su salud; de la misma manera, la cirugía de la obesidad es una herramienta que provee la medicina para que las personas con obesidad puedan alcanzar de manera adecuada su salud. La salida fácil es no hacer nada respecto a la situación, no tomarse en serio el padecimiento o no querer arriesgarse por un resultado.

Promovamos la empatía y veracidad. Entendamos que no hablamos simplemente de hacer modificaciones en la anatomía del cuerpo, se trata de un cambio radical en el estilo de vida, de adquirir distintos hábitos de alimentación, de enfrentarse a un cuerpo diferente, y sobre todo de una nueva oportunidad para esforzarse en cuidar su salud.

3 Comentarios

Dejar un comentario.

Sé de los primeros en tener este libro